Nosotros

Una familia, una historia, una pasión.

Con más de 130 años de trabajo ininterrumpido en nuestro obrador, Casa Otaegui no solo somos la pastelería más antigua de Donostia; sino también parte esencial de la historia de la Parte Vieja de San Sebastián y la gastronomía de nuestra ciudad.

Y es que desde 1886, nuestra familia se levanta cada mañana para escoger los mejores ingredientes naturales, amasarlos y hornearlos a fuego lento, tal y como comenzaron a hacerlo, nuestros fundadores: Raimundo Malcorra y Josefa Martina Otaegui en la calle Miracruz y más adelante en la calle Narrica de la parte vieja, Pedro Otaegui y Emiliana Malcorra, creadora de la mítica Panchineta de Casa Otaegui.

Gracias a su estilo propio, producto de la fusión de la repostería tradicional vasca con lo mejor de la europea, Otaegui llegó a convertirse a comienzos del siglo XX en proveedor oficial de la Casa Real y la Reina María Cristina, apasionada de nuestro bizcocho de almendras.

Desde entonces han sido también muchas las generaciones de donostiarras, pequeños y grandes, y turistas de todos los lugares del mundo que han confiado en Casa Otaegui y escogen, cada día, nuestros establecimientos en calle San Martín, Secundino Esnaola, Matía y la centenaria tienda de Narrika 15, como sus pastelerías y cafeterías de referencia.

Muchas cosas han cambiado desde que los fundadores abrieran nuestro primer establecimiento en la calle Miracruz. Sin embargo algo sigue igual: nuestro compromiso por la excelencia, la apuesta de nuestros artesanos por el trabajo tradicional y un sabor inconfundible de nuestros dulces de Casa Otaegui: “de Donostia, de toda la vida”.